Manifiesto de la Asociación Monarquista Mexicana

Escudo de la Asociación Monarquista Mexicana 2

NOSOTROS, miembros de la Asociación Monarquista Mexicana creemos firmemente en que una Monarquía de carácter parlamentario y liberal puede salvar a Nuestro País de la crisis en que se ha sumido. Creemos que una Monarquía de ningún modo se encuentra en contra de los ideales de Independencia, Religión y Unión por los cuales, Nuestros Próceres dieron su Vida.

Sostenemos que Nuestra República se encuentra en crisis, no porque la República sea defectuosa por sí misma, sino porque hace falta un elemento que le otorgue la cohesión social y la solidez a las instituciones, cosas que hacen falta para el éxito de cualquier Nación. La Monarquía, como una forma de gobierno, en la que la figura del Monarca crea un sentimiento de Unidad Nacional en su persona y que funciona como un moderador de la política nacional, podría ser la solución para las pugnas partidistas interminables que existen en Nuestro País.

No tachamos de ilegal ni de ilegítimo al actual régimen político del País y reconocemos que el Último Imperio Mexicano murió con Don Maximiliano de Habsburgo-Lorena en el Cerro de las Campanas. Por tanto, no hemos luchar contra el actual gobierno de México y por lo tanto nos adherimos a las disposiciones contenidas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen.

Pensamos que nuestra democracia se ha vuelto una partidocracia rapante y sin escrúpulos, que gobierna por y para el beneficio de unos cuantos lideres partidistas, esto con la anuencia de un Congreso sumido en luchas entre las fracciones parlamentarias y un Presidente, que con facultades muy superiores a las de cualquier monarca constitucional del mundo, gobierna como Autócrata absoluto, también en beneficio de su persona, allegados y partido.

Creemos que debería existir la figura de un “Emperador” que funcione como Jefe de Estado de Nuestra Nación, para de esta manera dividir en dos la actual figura de Presidente de la República y evitar que el poder se concentre en una sola persona. La Jefatura de la Nación y la Presidencia de Gobierno deben separarse en dos instituciones diferentes, como en cualquier democracia europea, sea república o monarquía.

No pretendemos la instauración de un régimen quimérico, en el que la autoridad absoluta de un monarca sea la última palabra, pues esto no sólo es contrario a nuestros ideales como monarquistas liberales, sino también totalmente anacrónico para los tiempos actuales.

La Democracia debe prevalecer como un ideal básico dentro de la mente de los monarquistas, pues todo gobierno o régimen debe imponerse “por el pueblo, para pueblo y en el pueblo”, aquél régimen impuesto en contra de la voluntad de la Nación a la que está destinado, está predispuesto al fracaso absoluto, ya sea a corto o largo plazo, pero siempre caerán bajo el propio peso de su tiranía.

Por esta razón, consideramos que el cambio para la formación de un nuevo Imperio Mexicano no debe realizarse sino de una forma pacífica, por el consenso de toda la Nación Mexicana y siempre mediante el ejercicio democrático del sufragio.

Como mexicanos realistas y consientes de la situación actual de Nuestro País, sabemos que la instauración de una monarquía en nuestro país a corto plazo es prácticamente imposible, dadas las circunstancias actuales de desinformación que sufre Nuestro Pueblo y la campaña ponzoñosa a la que se han dedicado libros enteros para desprestigiar la figura noble de la monarquía y los beneficios que le puede traer a toda Nación. Por esta razón, no pretendemos ser un grupo de acción política, sino más bien un grupo de información y discusión en la que los monarquistas actuales podamos discutir nuestros puntos de vista y enriquecer nuestro conocimiento para de esa manera defendernos de los argumentos que intenten desprestigiar nuestros ideales monárquicos.

Consideramos, que nuestra misión más importante en estos tiempos de dificultad es difundir nuestro ideal, entre nuestras familias, nuestros compañeros y amigos; en las escuelas, en los centros de trabajo y en cualquier lugar donde podamos hablar de nuestros pensamientos e ideales.

Como miembros de esta Asociación, nuestra principal tarea es el Revisionismo Histórico, sacar de las penumbras de la ignominia y el desprestigio, ambos episodios imperiales de nuestra historia, debemos rescatar lo que nos legaron Sus Majestades Imperiales Don Agustín Cosme Damian de Iturbide y Aramburu y Don Fernando Maximiliano José de Habsburgo-Lorena y Wittelsbach, pero también debemos aprender de sus errores para no cometerlos de nuevo.

Finalmente queremos dejar bien claro que somos una asociación de mexicanos, de diferentes estratos sociales y distintos orígenes, que estamos preocupados por la situación actual de México, y por esta razón decidimos reunirnos para discutir sobre ello y cuando llegue el momento o se presenten las circunstancias, comenzar a actuar. No tenemos ningún tipo de influencia de ninguna potencia extranjera o grupo político, religioso o social que pretenda apoderarse o tomar el control de Nuestro País y; por último, siguiendo la tradición democrática que todas las naciones cultas de la Tierra han adoptado, creemos que la decisión de quien deberá ocupar dicha Magna Magistratura debe realizarla el Pueblo Mexicano por Voto Universal y no debe ser impuesto por persona o partido alguno, pues en el pasado este error ya se cometió y se derramó mucha sangre inocente incluyendo la del mismo Emperador por esta causa.

¡Lo único que pretendemos y por lo que siempre lucharemos será por la Gloria de Nuestra Nación!

¡INDEPENDENCIA, RELIGIÓN Y UNIÓN!

Guadalajara, Jalisco; a 03 de Agosto de 2011

Año doscientos uno de la Independencia y ciento noventa y nueve de la Libertad

Anuncios

8 respuestas a Manifiesto de la Asociación Monarquista Mexicana

  1. deogracias Yarza dijo:

    Me parece muy interesante el comparativo de los costos, pero no deja de recordarme el cuento de las ranas buscando rey

    • Contrario a la creencia popular impuesta por la doctrina republicana norteamericana; un estado monárquico no es un estado idealista y lleno de contradicciones. Empíricamente éste prejuicio se destroza cuando uno ve que los países considerados como los más avanzados en materia de derechos humanos, equidad de genéro y desarrollo democrático del mundo (Suecia, Noruega, Dinamarca, Holanda) son monarquías con rangos de aceptación de su sistema político que van desde el 60% hasta el 85%.

  2. tomas dijo:

    Yo me quiero postular para monarca luche por esa monarquia que yo espero mi trono =)

  3. Daniel dijo:

    Bajo los Ideales “Independencia, Religión y Unión” Encuentro un problema ya que mi religión no es la misma que la de la casa de Iturbide por lo demás me parece interesante la idea de una monarquía. Una de las dos de América.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s